Paz en ucrania: una propuesta humanista y no-violenta

Opinión 28 de febrero de 2022 Por Hugo Ghiara
El Movimiento Humanista, está difundiendo una propuesta no violenta para el restablecimiento de la paz en Ucrania, invitando a los ciudadanos y organizaciones
simbolo

El Centro de Estudios Humanistas «Acciones Ejemplares», rama portuguesa del Centro Mundial de Estudios Humanistas, organismo del Movimiento Humanista, está difundiendo una propuesta no violenta para el restablecimiento de la paz en Ucrania, invitando a los ciudadanos y a las organizaciones no gubernamentales que se identifiquen con ella, a suscribirla y enviarla a las embajadas rusa, ucraniana y norteamericana, así como a las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Europea y el Ministerio de Asuntos Exteriores de sus respectivos países, con el fin de producir un clamor popular capaz de influir en el curso de los acontecimientos.
Para su información, transcribimos aquí la propuesta humanista en su totalidad:

Considerando que,

  • Una nación se define por el reconocimiento mutuo que establecen personas que se identifican con valores similares y que aspiran a un futuro común – y que esto no necesariamente tiene que ver con la raza o la etnia, ni con la lengua, ni con la Historia entendida como un largo proceso que comienza en un pasado mítico;
  • Este reconocimiento mutuo entre las personas puede conducir a la formación de Estados nacionales o plurinacionales, así como a la existencia de naciones repartidas en varios Estados, sin que ello implique la pérdida del sentido de pertenencia del individuo a su comunidad ni impida la posibilidad de convergencia en la diversidad;
  • Los Estados no tienen el potencial de constituir, por sí mismos, naciones y pueden, por tanto, cambiar a lo largo de la historia, ya que son, para todos los efectos, construcciones sociales y políticas cambiantes, como modelos de gobernanza de los pueblos;
  • Las minorías nacionales tienen, en todo caso, el derecho al reconocimiento de su especificidad cultural, así como el derecho a la autodeterminación, en el marco de una organización federativa democrática y del respeto a los derechos humanos.

Y reconociendo que,

  • La resolución pacífica de conflictos requiere que cada parte se ponga en el lugar de la otra, abriéndose a un proceso de negociación cooperativa y trato recíproco;
  • Los intereses nacionales deben ser atendidos recíprocamente, en la medida de lo posible, pero no lo justifican todo ni pueden prevalecer sobre el ser humano como valor y preocupación central;
  • La libertad de elección de las personas y los pueblos sólo existe si puede ejercerse sin presiones e injerencias externas, impuestas de forma violenta;
  • El progreso de la humanidad no pasa por la constitución de imperios o entidades supranacionales que alienen el poder de la base social en favor de intereses económicos particulares, sino por la construcción de una Nación Humana Universal, diversa e incluyente, regida por la libertad, la igualdad de derechos y oportunidades y la no-violencia;

Proponemos la siguiente guía para la paz, dada la difícil situación que se vive actualmente en territorio ucraniano, con vistas a frenar el inaceptable retorno a la guerra en suelo europeo, que tanta vida y destrucción ha causado en el pasado reciente:

  1. Alto el fuego inmediato entre las partes beligerantes y apertura de corredores humanitarios para la asistencia a la población civil;
  2. Retirada de las tropas rusas del territorio ucraniano y creación de una fuerza multinacional de mantenimiento de la paz, constituida bajo los auspicios de las Naciones Unidas (ONU), para la región de Dombass;
  3. Desmilitarización temporal de Dombass por parte de las fuerzas beligerantes y posibilidad de retorno de la población civil refugiada;
  4. Organización de un referéndum justo y libre sobre la autodeterminación del territorio de Dombass, bajo la supervisión de la ONU, con el compromiso de aceptación de los resultados respectivos por las partes interesadas;
  5. Organización de un referéndum justo y libre sobre la autodeterminación del territorio de Crimea, bajo la supervisión de la ONU, con el compromiso de la aceptación de los resultados respectivos por las partes interesadas;
  6. Adopción de un estatus de neutralidad político-militar por parte de Ucrania y reconocimiento de su soberanía e integridad territorial, en función de los resultados de los referidos referéndums, por parte de Rusia;
  7. Levantamiento de todas las sanciones económicas entre las partes y reanudación de la cooperación política y económica internacional.
  8. Realización de conversaciones internacionales sobre el desarme nuclear y convencional a nivel regional y mundial.

Artículo publicado en Pressenza

Hugo Ghiara

De origen argentino, está radicado en Málaga desde 1977, humanista y editor de prensa, impulsa proyectos a favor de la noviolencia activa.

 ciudadjardin.eu es un periódico para tomar posición, opinar y participar  

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar